Poesía

No hay viento para el que sopla

Ratio:  / 3
MaloBueno 



No hay viento para el que sopla,

no hay razón para olvidar,

no hay momento si en un momento toca esperar.

No hay suspiro en la penumbra

no hay suplicio que no valga la pena

si en un instante hacer algo por alguien me llena.

No hay indicios de ser lo que era,

si algo nuevo me suena a anteayer,

la historia no se repite al llegar hasta diez.

No hay jubón que cubra del todo

las heridas de un látigo, y no hay quien

me impida cortar mis cadenas y correr más rápido.

 

El polvo de mis zapatos me acompañará

el resto de mis días. Que no mire atrás

no significa que no haya aprendido la lección.

La niebla que surge del miedo

no justificará mis mentiras,

sino la verdad y el esfuerzo por ser mejor.

 

Atrás dejé una historia,

a lo lejos el futuro me aguarda

con nuevas aventuras, y quizás,

ocasión para enmendar mis errores. 

En mi interior se agita en silencio

la tormenta de un nuevo mundo,

y la cera de los días pasados

deja huella en el corazón errabundo.

No hay más camino que el que uno se traza,

no hay ocasión de ser de hojalata,

y si la lluvia me empapa en el país de Oz,

serán mis creencias, mis esperanzas,

mis pasiones, y mis serenatas,

mis decisiones, en última instancia,

las que deban hacerme entrar en calor.

 

El polvo de mis zapatos me acompañará

el resto de mis días. Que no mire atrás

no significa que no haya aprendido la lección.

El llanto no aliviará mis letanías,

sino la fuerza que yace en mi interior,

la esperanza de ser para siempre yo.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Joomla templates by a4joomla