Divulgación

Literatura y juegos

Ratio:  / 4
MaloBueno 

 

Si H. P. Lovecraft y J. R. R. Tolkien levantaran la cabeza es muy posible que se sentaran ante una mesa para hablar de sus cosas con un tablero de juego de por medio. La literatura nos hace pasar grandes momentos haciendo que vivamos aventuras intensas, misteriosas, divertidas… poniéndonos en la piel de personajes memorables o visitando paisajes imaginarios (o no) como la tierra media o un universo paralelo plagado de monstruos de la imaginación (o no). De vez en cuando, alguna de estas historias se adapta a un juego de mesa moderno, de sociedad, o como quiera llamarse, lo que nos permite seguir revisitando y disfrutando esos universos una y otra vez de una forma muy diferente de la que nos ofrece la literatura.

 

Pero antes de seguir avanzando más: ¿qué son los juegos de mesa modernos? También llamados Eurogames por su origen europeo, más concretamente Alemania, son juegos de tablero y/o cartas (a veces no llevan ni esos elementos) que tratan de ofrecer una experiencia lúdica de corta duración y en el que todos los jugadores tengan las mismas oportunidades de ganar independientemente de la suerte o los conocimientos que tengan. Además, la gran mayoría se basa en la toma de decisiones, alejándose del típico juego conocido de “tiro dado-muevo ficha” que no representa ningún reto para el jugador. En resumen, un juego de mesa moderno, o Eurogame, es un juego que se caracteriza porque se explica en 10 minutos, no suele durar más de una hora (lo contrario de lo que ocurre con el Monopoly ¿alguien ha terminado una partida?), que el azar casi no tiene presencia y cualquier persona, independientemente de los conocimientos que tenga, puede ganar (ya sabemos que en el Trivial Pursuit siempre gana el que más sabe o el que ha jugado más veces y ha memorizado las respuestas). Todo esto explicado muy a groso modo, ya que todas estas características pueden variar de un juego a otro.   


¿Va quedando claro? Nuestros jugadores iniciales están listos para comenzar, y aunque los universos que crearon han sido de los más adaptados en todas sus variedades, no todo es blandir espadas y cerrar portales dimensionales ya que en su mayor parte van orientados a un público más especializado. Para que tengáis una idea, el “Arkham Horror” tiene múltiples ampliaciones y puede llegar a hacer falta un gran espacio para colocar todos los tableros juntos, y “La Guerra del anillo” también requiere una gran mesa, aparte de la implicación de los jugadores para tener una mayor inmersión temática y disfrutar plenamente de la experiencia. 


Hay muchos otros juegos que beben de la literatura como fuente temática e incluso en nuestro país se va a trasladar a tablero la novela “Victus” de Albert Sanchez Piñol, y que prevé su salida ya entrado 2014. Hoy voy a tratar de daros a conocer algunos de estos juegos que, en mayor o menor medida, adaptan estos mundos o personajes para que nos sintamos diferentes por un rato.

Parade: Es un pequeño y genial juego de cartas que usa la excusa de los personajes de Alicia en el país de las maravillas para dotar de tema a un juego totalmente abstracto, y que igual podrían haber puesto hormigas como groupies intentando entrar en un concierto. Las cartas forman una fila (Parade) y tenemos que jugar con los números y colores de las que tenemos en la mano para ir consiguiendo cartas que nos den puntos. Creado por el japonés Naoki Homma en 2007, actualmente se encuentra descatalogado pero está prevista su reedición para este mismo año.


El misterio de la abadía: Este es el juego no oficial de El nombre de la rosa. Aunque hay otro juego que usa la licencia del libro (más bien la película, ya que en la portada sale hasta Sean Connery), y aquí no sale Guillermo de Baskerville ni su ayudante Adso, podemos sentirnos como ellos recorriendo las estancias de una abadía francesa, examinando pistas y haciendo preguntas al resto de jugadores para descubrir al asesino. Un juego de deducción muy divertido que da una vuelta de tuerca al clásico Cluedo.


El Principito
: Como su nombre deja bien claro, se basa en la célebre novela El Principito escrita por Antoine de Saint-Exupéry y que además usa las acuarelas originales del autor francés. En este pequeño juego familiar, casi infantil, con el que podemos compartir mesa con chavales de 8 años en adelante, tenemos que dedicarnos a la tarea de construir el planeta más bonito imaginable y acomodar en él a todos los amigos del Principito, zorros, ovejas, elefantes... así como evitar los baobabs, que pueden hacernos perder puntos.


Los pilares de la tierra
: Inspirado en el superventas de Ken Follet, debemos ponernos en la piel de maestros constructores a comienzos del siglo XIII. Galardonado con múltiples premios (entre ellos el juego del año en España en 2007), es un buen juego familiar de colocación de trabajadores y gestión de recursos. Esto quiere decir que los muñecos de los que disponemos debemos colocarlos en distintas zonas del tablero para conseguir diferentes recursos, con los que llevar a cabo las tareas de construcción de la catedral a lo largo de las 6 rondas que dura el juego. Si no recuerdo mal, no sale en ningún momento Tom Builder, protagonista absoluto del libro, pero sí aparecen localizaciones y personajes que ayudan a integrar muy bien el ambiente.

Náufragos: Recién publicado, este juego de Alberto Corral, está inspirado claramente en las aventuras y desventuras de Robinson Crusoe. Es un juego semicolaborativo en el que tendremos que tomar duras decisiones para conseguir salir de una isla desierta a la que hemos llegado tras un naufragio. Es uno de los juegos más literarios que he visto, y si quieres disfrutarlo al máximo no has de limitarte a ejecutar las acciones de las cartas, si no a leer (vivir) los textos de ambientación que incluyen las distintas tramas que ocurren en la isla. Tendremos que mantener el fuego encendido, conseguir comida o explorar la isla, mirando de no perdernos o recibir heridas que pueden convertirse en secuelas y limitar nuestros movimientos. También podremos escribir un diario para narrar nuestras vivencias en la isla… Un sinfín de opciones y acciones para una experiencia de juego que puede durar varias horas pero que consigue que tras la partida deje la sensación de haber vivido una verdadera aventura.


Existen otro tipo de juegos que sin estar basados en novelas o personajes sí que tienen relación con la literatura; son los juegos narrativos. En estos juegos son los propios jugadores los que tienen que construir una historia en torno a los elementos que vayan apareciendo. Suelen ser muy familiares y ayudan a desarrollar la capacidad cognitiva y la imaginación, en especial de los más pequeños. Veamos unos ejemplos.

Story Cubes: Existen varias versiones, dedicadas a aspectos generales, a acciones o a los viajes, por ejemplo. Esto no es más que 9 dados con distintas imágenes dibujadas en cada una de sus caras, realizas una tirada y con el resultado has de inventar una historia que involucre todas imágenes. En total son 54 dibujos, que mezclados pueden generar más de 10 millones de combinaciones. Tiene varios modos de juego y puede usarse incluso para romper el tan temido bloqueo del escritor.


Fábula: Es un juego que llama poderosamente la atención por sus bellas ilustraciones a cargo de Mèlanie Fuentes. Aquí, uno de los jugadores se pone en la piel de uno de los hermanos Grimm para crear un nuevo cuento, y decide las condiciones necesarias para que los demás jugadores fabulen y creen entre todos esta nueva historia. Escenarios, personajes y objetos cuentan para que los jugadores traten de aportar soluciones a los problemas planteados por Wilhelm Grimm. No es un juego para competir, sino para pasarlo bien, y aunque no es para todo el mundo por la necesidad de implicarse en la interpretación y narración, si das con las personas adecuadas lo pasareis genial.


Erase una vez…: Usando las cartas que vienen incluidas, los jugadores tienen que crear juntos una historia con los típicos elementos de los cuentos de hadas. Uno de los jugadores es el “cuentacuentos” y comienza a contar su historia basándose en una de las cartas que tenga en la mano. El resto de jugadores tratará de interrumpirle cuando una de sus cartas pueda servir para continuar la historia y seguir la trama. Al final gana quién use antes todas sus cartas y finalice la historia con un final feliz.

Dixit: Multipremiado juego que ya ha sacado varias ampliaciones y derivados para aprovechar su tirón. Un juego familiar y rápido que suele gustar a todo el mundo por su sencillez y delicia estética. Ilustrado por Marie Cardouat, no deja indiferente y cada una de sus cartas, todas distintas, pueden tener varias interpretaciones, lo que sirve de excusa para comprobar cuan diferentes somos las personas y qué distintos elementos pueden llevarnos a pensar en lo mismo (o todo lo contrario). Aquí no hay tanta narración pero el jugador que es el “cuentacuentos” decide cómo explicar la carta que elige, ya sea un sonido, una palabra o una historia completa. Los demás jugadores añadirán una carta que crean que puede encajar en lo descrito (recordemos que todas las cartas son distintas) y, mezclándolas todas juntas hay que adivinar cuál es la correcta, sabiendo de antemano que cada jugador solo conoce la carta que ha aportado él/ella.

No quiero extenderme explicando todos y cada uno de los juegos existentes que se basan en obras literarias. Solo decir que hay decenas y sois libres de descubrirlos por vuestra cuenta. Incluso la editorial alemana Kosmos tiene una línea de juegos basados en libros que incluye La vuelta al mundo en 80 días, Un mundo sin fin, Beowulf, La brújula dorada, Viaje al centro de la tierra o El Padrino, entre otros. También son múltiples los juegos dedicados a Sherlock Holmes, Jack el Destripador o Drácula… pero quizás otro día me extienda…

¿Recordáis a nuestros posibles jugadores del principio del artículo? ¿Qué estarán haciendo? Lovecraft acaba de mover ficha y mira nervioso hacia las esquinas del techo, los ojos girando frenéticos y sin pausa, a que llegue de nuevo su turno. Tolkien se concentra, inclinado sobre el tablero y girando entre sus dedos un anillo dorado, para realizar la mejor jugada. Los dos viviendo aventuras en sus cabezas que en algún momento de sus vidas decidieron compartir con nosotros. Dejémosles jugar.

Comentarios   

 
0 #1 Muy interesantePaqui Rim 10-08-2013 09:47
Interesante artículo, no conocía nada de esto. Escribo esto deprisa y corriendo mientras abotono mi camisa y acicalo mi pelazo para ir a comprar ya mismo el juego de El Principito.

Gracias por el aporte, jholmes :)
Citar
 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Joomla templates by a4joomla